Residencia (Autorizaciones, Tarjeta) en España

España es uno de los destinos más buscados para vivir por parte de las personas de todo el mundo, sobre todo por latinoamericanos. Es un país atractivo, no solo por sus bellezas naturales y arquitectónicas, sino también por tener calidad de vida, un eficiente sistema de salud, ideal para migrar. Cada año, miles de extranjeros llegan a la madre patria buscando una oportunidad, sin embargo, muchos no tienen la información necesaria para poder formalizar su estatus legal en el territorio.

Si quieres formar una vida en España, te recomendamos optar por la residencia, ya que tendrás un carácter legal para vivir y trabajar, además, disfrutarás de un montón de beneficios que tienen, no solo como español, sino como parte de la Unión Europea. Por eso, debes darle un vistazo a la siguiente información, y así comenzarás tu proceso legal para ser un residente legal en España.

Tipos de residencia en España

Residencia temporal

La residencia temporal autoriza a una persona natural extranjera, que tendrá una estancia de más de 90 días, y menor a 5 años. Dicha autorización puede renovarse cada cierto tiempo según lo considere el ciudadano. Esta autorización será otorgada a personas que posean trabajo, en tal caso, que tengas los medios suficientes para vivir en el territorio. Lo anteriormente expuesto es conocido como Autorización de residencia y trabajo.

Residencia permanente

También conocida como residencia de duración extensa, es una autorización que consiste en que una persona extranjera puede laborar y quedarse de forma indefinida en España, con las mismas condiciones que las personas nacionales. Para poder optar por la tarjeta de residencia permanente, debe vivir como residente temporal durante 5 años seguidos, además de cumplir con otra serie de requisitos.

Requisitos para solicitar una tarjeta de residencia

Todos aquellos extranjeros que deseen optar por la autorización de residencia temporal en España, deben presentar la Solicitud de Inscripción EX – 18, adicionando el pasaporte o documento de identidad vigente. En caso de que hay perdido vigencia, debe tener una comprobación de la solicitud de renovación del mismo. Además, deberá cumplir con los siguientes según el estatus de la persona, que se nombrarán a continuación.

Inscripción EX – 18

Trabajadores por cuenta ajena

Los trabajadores por cuenta ajena son aquellas personas que aún no viven en España, pero una compañía española desea contratarla. En estos casos debe tener los siguientes requisitos: Debe presentar un certificado de empleo o el contrato de la compañía que desea hacerse de sus servicios. Cabe destacar que dicho contrato debe estar registrado en la Seguridad Social de España, ya que al momento de la expedición de la tarjeta, el registro será comprobado.

Trabajadores por cuenta propia

Para las personas con empresa o trabajo propio, debe presentar pruebas de su trabajo, en caso de que no pueda, tiene que mostrar su registro mercantil. De igual forma, será aceptado el registro del censo de actividades económicas del Estado español. Todos estos datos también serán comprobados en el registro del Seguro Social y en la Tesorería Nacional.

Personas que no trabajen en España

Estas personas tienen ciertas condiciones para que le puedan otorgar la ansiada tarjeta de residencia, además, deben evidenciar el cumplimiento. En caso de no poseer ninguna de estas, el solicitante no podrá obtener una tarjeta de residencia por esta vía. Dichas condiciones son:

  • Seguro de enfermedad, ya sea contratado en España o en cualquier otro país, no importa si es público o privado. El seguro debe hacer una cobertura mínima por el tiempo de estancia que pretende cumplir la persona en el país Ibérico, equivalente a la otorgada por el Sistema de Salud Pública.
  • Comprobar que la persona cuenta con suficientes recursos para costear gastos, tanto propios como de su familia en caso de que resida con ellos, presentando cheques, títulos de propiedad, estado de cuentas bancarias, tarjetas de crédito, entre otras. La ley es la encargada de considerar “suficiente” los recursos del solicitante en cuestión, además de tomar en cuenta su situación personal y familiar. Todo esto con el fin de no ser una carga para el Estado.

Personas que cursen estudios en España

Los estudiantes tienen privilegio de optar por la residencia en España, ya que el Estado permite la formación profesional de calidad. Para eso, debe contar con los siguientes recaudos:

  • Presentación de la matrícula del centro educativo donde se forma, sin importar si es privado o público.
  • Seguro de enfermedad, ya sea privado o público, contratado en España o en el extranjero, que tenga completa cobertura durante su estancia en el país. Si el estudiante en cuestión cuenta con su respectiva tarjeta sanitaria europea, que cubre toda su estancia, se considerará cumplido este requisito.
  • Declaración de recursos suficientes para vivir en España, tanto propios como de su familia que habite con la persona.

En caso de que el estudiante participe en uno de los programas educativos organizados y financiados por la Unión Europea, que promueven intercambios tanto de profesores como de alumnos, será un elemento suficiente que le proporciona el derecho de residente en España como estudiante.

Residencia por circunstancias especiales

Esta autorización solo podrá ser solicitada por personas con ciertas circunstancias extraordinarias, como por ejemplo, si llega a la mayoría de edad y carece de autorización, si necesita la residencia por temas humanitarios, o sufre de abusos físicos por género, entre otras condiciones establecidas en la norma.

Tarjeta de residencia para familiares que no sean parte de la Comunidad Europea

Los familiares de algún nacional español tienen el derecho de solicitar la residencia temporal en caso de reagrupamiento familiar, o porque lo acompañen en el país. Entre los requisitos que deben poseer, está presentar la Solicitud EX – 19, junto al pasaporte vigente del solicitante y el DNI del ciudadano español, adicionalmente, se debe comprobar el parentesco familiar con el ciudadano español.

Cabe destacar que este derecho solo lo pueden tener familiares de ciertas características, o cónyuges que cumplan ciertas condiciones. Por eso, es necesario consultar con el reglamento establecido, que indican detalladamente cada caso.